España cuenta con uno de los mejores servicios clínicos de pequeños rumiantes

El Servicio Clínico de Rumiantes de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza está entre los mejores de Europa, de hecho, ya están copiándolo algunas facultades europeas y americanas
|

La Facultad de Veterinaria de Zaragoza cuenta con un servicio único en España y uno de los mejores de Europa, “el sistema de funcionamiento tan complejo que tenemos nosotros no existe en Europa, y de hecho ahora nos lo está copiando alguna facultad europea y americana”.


Así lo confiesa Delia Lacasta, profesora titular de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza y vicepresidenta del Colegio Europeo de Diplomados en Pequeños Rumiantes, en declaraciones a Diario Veterinario, que junto a Luis Miguel Ferrer y Juan José Ramos, ambos profesores titulares de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, son los responsables del Servicio Clínico de Rumiantes (Scrum) de la propia facultad, adscrito al Hospital Veterinario de la Universidad de Zaragoza.


Este centro, que recibe casos de pequeños rumiantes sobre todo de Aragón, aunque también acogen animales procedentes de Navarra, Valencia, Soria y de otras partes de la geografía española, surgió a raíz del interés de los profesores responsables en apoyar un sector tan necesitado como es el de los pequeños rumiantes. Desde hace años, se iban recibiendo casos de forma informal y en el curso 2014-15 se decidió dotar al servicio de un aspecto más formal y comenzar con el internado de rumiantes, “sabíamos que íbamos a recibir animales, y decidimos coger alumnos de 4º y 5º curso, para que lo gestionaran y aprovecharan para formarse”.


Además, el Scrum es Centro de Entrenamiento del Colegio Europeo de Pequeños Rumiantes (ECSRHM), “somos centro de entrenamiento para residentes tanto nacionales como internacionales, que vienen períodos de formación a estar con nosotros, además, hacemos cursos de formación internacionales en inglés para veterinarios de toda Europa y otros cursos para veterinarios españoles”, apunta la veterinaria.


¿QUÉ HACE EL SCRUM?


Por un lado, reciben casos clínicos. “El sector ovino es muy deficitario a nivel de campo, entonces los ganaderos no pueden invertir mucho dinero en pruebas diagnósticas. En la facultad, como servicio público, ofrecemos los medios técnicos que tenemos a nuestro alcance, así como nuestro conocimiento de muchos años de experiencia”, explica Lacasta.


La responsable cuenta que solo trabajan con veterinarios, “no recibimos casos de ganaderos directamente. Cuando los veterinarios tienen un caso complicado que no pueden diagnosticar a nivel de campo, nos lo mandan e intentamos llegar a un diagnóstico y, posteriormente, emitimos un informe al veterinario con las posibles medidas terapéuticas y preventivas a aplicar a nivel de granja”.


Además, todo este proceso es completamente gratuito, “porque es un sector que no se puede permitir pagar el servicio que ofrecemos”. Para que esto sea así, detrás hay hasta 35 empresas e instituciones que apoyan al Scrum de una u otra forma.


Por otra parte, tienen un convenio con una cooperativa que les trae animales de desecho (los que se eliminan de las granjas porque ya no son productivos) de granjas colaboradoras.


“Hace años empezamos a traer estos animales porque eran útiles para las prácticas, pero luego nos dimos cuenta de que son una inagotable fuente de información de la patología de la granja, porque son animales que normalmente son más jóvenes de la edad a la que deberían ser desechados y dejan de producir porque tienen enfermedades, la mayoría infradiagnosticadas”.


Pero los alumnos no solo se forman en la parte clínica, ya que, si tratan algún caso interesante, este se publica o se lleva a congresos, siendo ellos los que los exponen, siempre empujados por los profesores que le incitan a ello “para que aprendan y adquieran la habilidad de comunicarse”.


Por último, Lacasta resalta la importancia del Scrum en la labor de potenciar el sector ovino, “porque pretendemos que esto no solo sea un servicio clínico, sino que queremos que los alumnos conozcan un sector que tiene una parte cultural muy importante y que es importante potenciador del mantenimiento de la población en el medio rural y ayuda a evitar la propagación de incendios, entre otras facetas, por ello procuramos que los alumnos también aprendan esta parte”.


LOS ALUMNOS CADA VEZ SE INTERESAN MÁS


“Si haces una encuesta en 1º, el 90% está interesado en los pequeños animales, pero si la haces en 4º el porcentaje que se quiere dedicar a rumiantes crece exponencialmente”, asegura la veterinaria.


Esto se debe a que cuando los estudiantes de veterinaria entran en contacto con los rumiantes y ven las posibilidades que ofrecen de aprendizaje como modelo docente de patología, empiezan a tener interés por estos animales.


También es reseñable que los alumnos que han realizado el internado en el Scrum “están todos bien colocados y trabajando de veterinarios clínicos en su mayoría, aunque no necesariamente con pequeños rumiantes”.


Aunque el internado se lleva a cabo con alumnos de 4º y 5º curso, en tercero se piden voluntarios para realizar algunas de las actividades de la granja. Durante este curso académico, de los 150 alumnos que cursan 3º de Veterinaria, 80 se han apuntado de voluntarios para llevar a cabo estas actividades con rumiantes.