Instan a los veterinarios a vigilar las fracturas condilares en bulldogs franceses

Los expertos señalan que este tipo de fracturas ocurren con frecuencia y se suelen pasar por alto​. Para evitarlo, proponen una serie de consejos y "banderas rojas"
|

Los profesionales del Hospital Veterinario The Roundhouse en Glasgow (Escocia) demandan a los veterinarios que presten especial atención a las fracturas condilares del húmero lateral (LHCF, por sus siglas en inglés), “fácilmente pasadas por alto”, en los bulldogs franceses.


A pesar de los problemas conocidos de los bulldogs franceses, especialmente el Síndrome de la Vía Aérea Obstructiva Braquicefálica (BOAS, por sus siglas en inglés), siguen siendo una de las razas de perros más populares del momento.


Así, los profesionales veterinarios del Hospital aseguran encontrarse con muchos perros de esta raza que, con frecuencia, diagnostican de fracturas condilares laterales.


Por ello, ofrecen una serie de consejos y “banderas rojas” para los veterinarios que se enfrenten a la cojera del miembro anterior del bulldog francés.


En primer lugar, los expertos indican que la mayoría de las fracturas condilares del húmero lateral ocurren entre los 3 y 4 meses de edad, y que, normalmente, en el 90% de los casos, el trauma es menor, derivado de una caída de la cama o de los brazos de su dueño.


Por otra parte, explican que un bulldog francés si se presenta con una cojera “sin carga”, “requiere radiografías, incluso si no hay fracturas evidentes en la palpación”, aseguran.


Además, los veterinarios deben comprobar los epicondilos medial y lateral del húmero. “El punto clave al realizar un examen médico de los bulldogs franceses es que los veterinarios perciban los epicondilos mediales y laterales del húmero para evaluar si están en perfecta alineación, si uno es más alto que el otro, esto sugiere una fractura, incluso si una fractura no es fácilmente visible en la radiografía”, aclaran.


Por último, hacen hincapié en la importancia de la colocación de los rayos X para detectar este tipo de fracturas, “una leve rotación puede ‘ocultar’ fracturas pequeñas o incompletas”.


De esta forma, los expertos instan que se tenga en cuenta los LCHF cuando se presente un bulldog francés con una cojera de su miembro anterior, “ya que un rápido diagnóstico simplifica enormemente la cirugía requerida y mejora la probabilidad de un resultado exitoso”.


“Los bulldogs franceses son perros musculosos y estoicos, por lo que estas fracturas a menudo resultan ser un gran problema para detectarlas en un examen clínico”, señalan.


Las últimas técnicas quirúrgicas empleadas para tratar fracturas condilares humerales laterales por los expertos veterinarios de Roundhouse Referrals, han sido, por lo general, un tornillo transcondilar junto con un alambre K supracondilar, o un tornillo o placa posicional supracondílea adicional.

   Los veterinarios deben desalentar la cría de perros braquicéfalos
   Carlinos y bulldogs franceses, entre las razas más importadas de forma ilegal
   Advierten que las dietas BARF contienen altos niveles de bacterias