Imagen: Universidad Castilla y León.

La calidad del pienso es “imprescindible” para tener alimentos seguros de origen animal

Así lo ha explicado Francisco Javier Tejedor Martín en su incorporación a la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León
|

El Paraninfo Gordón Ordás del Edificio El Albéitar de la Universidad de Castilla y León ha acogido el acto en el que Francisco Javier Tejedor Martín ha sido nombrado nuevo académico correspondiente de la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León, según ha informado la propia Universidad.


En dicho acto, Tejedor Martín ha resaltado que la elaboración de piensos seguros y su uso en alimentación animal constituye “un elemento imprescindible en la seguridad de la producción de alimentos de origen animal”. Unas palabras encuadradas en la conferencia que ha expuesto a los presentes titulada ‘Elementos de seguridad alimentaria en la producción de piensos’.


El nuevo académico ha llevado a cabo una evaluación de la normativa y de las bases científicas sobre las que se asienta la producción de piensos sanos y seguros, con el deseo de que sus palabras fueran de utilidad, “tanto para los veterinarios relacionados o no con el sector, como a los profesionales del mismo en ámbitos como la fabricación de piensos, el asesoramiento al ganadero en alimentación, o pertenecientes a la administración responsable del control”.


Asimismo, ha defendido la necesidad de que los técnicos, tanto de las empresas como de la administración, dispongan de formación adecuada para aplicar correctamente el análisis de los peligros y puntos de control críticos (APPCC), e insistió en la importancia de que se realice “un adecuado análisis de los riesgos, que dependerá del tipo de actividad, producto manipulado y especies de destino, que lleve a establecer unas medidas preventivas apropiadas”.


Tras explicar los conceptos y límites de los piensos, así como su composición, el nuevo académico se detuvo a analizar la seguridad en la alimentación animal, los riesgos microbiológicos, priones, micotoxinas, y también los riesgos de origen químico.


Por otra parte, Tejedor Martín repasó aspectos como el control de calidad, la limpieza y desinfección, la lucha contra plagas, mantenimiento de instalaciones y equipos, pruebas de homogeneidad, así como la formación y la trazabilidad.


Finalmente, afirmó que “tanto en la fase de fabricación y transporte, como en la granja, se deben establecer medidas para evitar el uso inadecuado de los piensos medicamentosos, incluyendo el control de contaminaciones cruzadas y la eliminación de su uso como medida profiláctica, en aras de prevenir la aparición de resistencias a antimicrobianos”.