Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana.

Valencia anuncia un plan de seguridad alimentaria para 2019

​La Generalitat Valenciana realizará 77.860 visitas de control en establecimientos alimentarios y 8.524 muestras. Además, han elaborado un programa contra resistencias antimicrobianas y para el control de la acrilamida
|

La Comunidad Valenciana llevará acabo en 2019 un plan de seguridad alimentaria que contempla un total de 77.860 visitas de control en establecimientos alimentarios, en las que se verificará el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad alimentaria, tanto a nivel de las condiciones de higiene y de infraestructuras como de adecuación de sus sistemas de autocontrol.


Además de estas visitas de control dentro del Programa de Vigilancia Sistemática de establecimientos alimentarios, el propio Gobierno anuncia que para 2019 también se ha planificado la toma de muestras y análisis de 8.524 muestras, de las cuales más de 5.000 corresponden al Programa de Vigilancia Sanitaria de Alimentos, 2.320 muestras al Plan Nacional de Investigación de Residuos, 520 al control de resistencias antimicrobianas en bacterias zoonóticas y comensales, y 741 corresponden a otros programas (anisakis, verificación del control microbiológico de canales de ungulados y aves, etc.)


En conjunto esta actividad representa aproximadamente el 70% de la actividad total a desarrollar por los agentes de control, correspondiendo el resto de las actuaciones a la actividad no programada, entre las que destaca el seguimiento de las deficiencias que puedan detectarse.


Con ello se pretende garantizar el cumplimiento de la legislación a lo largo de toda la cadena alimentaria, desde la producción primaria hasta los puntos de venta al consumidor final.


PROGRAMA CONTRA RESISTENCIAS ANTIMICROBIANAS


Al igual que en el resto de España y Europa, las resistencias antimicrobianas en bacterias aisladas en canales de animales y carnes muestran el grave problema que para la salud pública supone el uso no racional de antibióticos en la producción ganadera.


En este sentido, han elaborado un programa integral de vigilancia y lucha contra las resistencias antimicrobianas en la cadena agroalimentaria, que incluye acciones específicas en el ámbito de la dispensación, uso racional en ganadería y vigilancia de las resistencias de las cepas aisladas en los programas de seguridad alimentaria.


El objetivo del programa es racionalizar el uso de antibióticos en producción animal hasta alcanzar estándares de los países europeos más avanzados en esta materia.


CAMPAÑA PARA LA REDUCCIÓN DE NIVELES DE ACRILAMIDA


Por otro lado, el Plan de Seguridad Alimentaria del 2019 ha programado una Campaña de Acrilamida con objeto de reducir la exposición de la población de la Comunidad Valenciana a la acrilamida a través del consumo de alimentos, dado que el número de establecimientos afectados por la aplicación del reglamento es muy elevado y la gran mayoría son establecimientos de tipo menor.


Según explican, la acrilamida está presente en una gran variedad de alimentos de consumo diario, afecta a todos consumidores, pero los más expuestos son los niños debido a su bajo peso corporal. 


Y resaltan que los niveles actuales de exposición a la acrilamida a través de la alimentación en todos los grupos de edad son motivo de preocupación con respecto a sus efectos cancerígenos.

Archivo