De izq. a drch.: Inmaculada Ibor y Ana Barceló.

Denuncian la escasez de plazas convocadas para veterinarios en Valencia

​El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios denuncia que, tras 18 años sin oposiciones, no se han ofertado aún todas las plazas de veterinarios de Salud Pública
|

El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV) denuncia el “importante desgaste físico y psicológico”, según advierte su presidenta, Inmaculada Ibor, que supone el haber avocado al colectivo de veterinarios de Salud Pública que ocupa plaza interina en la Consejería de Sanidad a tener que simultanear durante los últimos tres años su trabajo con la familia y la preparación de unas oposiciones de tipo A-1, que requieren de un alto grado de preparación.


La entidad colegial que representa a los veterinarios valencianos aclara que esta situación es consecuencia del escaso número de plazas ofrecidas en la última convocatoria anunciada en mayo de 2015 tras 18 años sin hacerlo, lo que ha perjudicado tanto a interinos como a los opositores externos. Tan prolongada situación, además, ha provocado que la cifra de veterinarios que aspiran a consolidar su plaza sume hoy algo más de 90 personas, casi todos de larga duración (más de cinco años de antigüedad) y con cargas familiares.


La situación se ha agravado por la urgencia creada, al parecer, por las elecciones autonómicas, lo que podría suponer que, en breve, se convoque la Oferta Pública de Empleo (OPE) de 2017, que recoge 34 plazas de consolidación, sin llegar a ofertar, por segunda vez, la totalidad de las plazas. En tal caso, los interinos, que ya suponen en torno al 35% de la plantilla, y los opositores tendrán que acelerar de nuevo su preparación para los exámenes.


El primer colectivo aludido, cuyas labores fundamentales se vinculan a la inspección oficial en materia de seguridad alimentaria en mataderos, establecimientos (incluidos comedores escolares u hospitales) e industrias alimentarias, comenzó a prepararse para sus oposiciones mientras cumplía con su jornada laboral cuando el anterior Ejecutivo autonómico, en mayo de 2015, anunció la citada convocatoria de 17 plazas (dos de ellas para personas con diversidad funcional), según explican.


Las pruebas, sin embargo, no se realizaron hasta el año pasado y podrían resolverse en breve. Cuando tal cosa ocurra, sólo ésas 17 personas conseguirán plaza. Con todo, gran número de los interinos que se presentaron aprobaron con lo que, de haberse ofertado un mayor número de plazas, habrían superado la fase de concurso oposición.


En la carta que el CVCV ha remitido a la consejera de Sanidad, Ana Barceló, informando de todo ello se reclama que se consideren estas circunstancias y se analicen soluciones alternativas, que pasan en cualquier caso por ofertar el total de plazas disponibles en la siguiente convocatoria.


“Pese a que se pueda dar a entender que se está reforzando el cuerpo, lo cierto es que con esas nuevas oposiciones no se creará ni una sola plaza que no esté ya ocupada”, insiste Ibor.


"Al final, el ínfimo número de plazas ofertado provocará que las posibilidades de acceso para aquellos que llevan años preparándose o de consolidación para los que lo han simultaneado con su trabajo, se vean muy disminuidas", indican.


El CVCV considera, en definitiva, que tras tantos años sin convocatorias se da una situación de “excepcionalidad” que justificaría tales medidas.