Advierten sobre el uso de un fármaco de caballos para tratar la rosácea

Como consecuencia de la aparición de rosácea, una enfermedad actualmente sin cura, y de los elevados precios de los medicamentos para humanos, cada vez son más las personas que recurren a una pasta para caballos para tratarla
|

La aparición de rosácea, una enfermedad crónica que afecta a los humanos en la piel y a veces en los ojos y que no tiene cura, aunque se puede prevenir y disimular, ha impulsado a un importante número de personas a experimentar con una especie de crema destinada al uso en caballos, según el estudio publicado en la British Journal of Dermatology.


Las frustaciones de las personas que la sufren, sumadas a la dificultad de tratar sus síntomas, entre los que se encuentra el enrojecimiento facial y una serie de bultos bastante dolorosos, “han hecho que el medicamento diseñado para tratar parásitos en equinos se convierta en viral, además de por su asequibilidad frente a otros fármacos más caros”, explican los investigadores.


En este sentido, los expertos indican que “para tratar las infecciones bacterianas, por ejemplo, algunos han ingerido antibióticos formulados para el pescado y otros han abusado de analgésicos a base de opioides destinados a perros para recuperarse de una cirugía, pero la rosácea parece ser la primera enfermedad de la piel humana tratada con un medicamento veterinario”, apuntan.


La ‘pasta de caballo’, como se conoce comúnmente a este medicamento, “contiene un compuesto antiparasitario conocido como ivermectina, el mismo ingrediente activo que el soolantra, un gel tópico aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y normalmente recetado para tratar la rosácea en las personas”.


El soolantra tiene un precio bastante elevado comparado con la crema para equinos, que "se puede comprar en Amazon y en las tiendas de suministros veterinarios por tan solo 3,5 euros, sin necesidad de receta. La sustancia viene empaquetada en una jeringa grande diseñada para empujarla en la boca de un caballo y además, debido a los saborizantes artificiales que los fabricantes suelen agregarle, la pasta resulta con un sabor parecido al de las manzanas”, aseguran.


El hecho de que el uso de este ungüento se haya extendido ha alarmado a los dermatólogos de diferentes países, ya que “el tratamiento no ha sido probado en seres humanos, y por lo tanto, no debe usarse para tratar enfermedades humanas”.


Por su parte, Rebecca Hellen y Siona Ni Raghallaigh, dermatólogas irlandesas, advirtieron contra el uso de esta pasta de caballo a raíz de la consulta de una paciente, y apuntaron que “la concentración exacta de ivermectina en la pasta de caballo, 1.87% frente al 1% de soolantra, podría causar una resistencia futura a la ivermectina”.


Otros profesionales, como el dermatólogo clínico Margo Weishar del este de Pensylvania (EE.UU), estuvo de acuerdo con esta información, y además agregó que a pesar de que "la ivermectina es un excelente tratamiento para el ácaro demodex, puede colonizar la piel de los pacientes con rosácea y provocar erupciones".