Veterinarios asesoran al Ministerio sobre la agalaxia contagiosa

La agalaxia contagiosa es una infección que tanto en el ganado ovino como en el caprino causa artritis y mamitis, aunque en ocasiones también pueden encontrarse casos de conjuntivitis, abortos o problemas respiratorios
|

El equipo de investigadores del grupo de Sanidad de Rumiantes de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia (UMU) ha ofrecido asesoramiento al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el desarrollo del Plan Nacional de vigilancia, control y erradicación de la agalaxia contagiosa, incluida en la lista única de enfermedades de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).


A pesar de que se trata de una enfermedad muy extendida en España, es la primera vez que se establece un programa estatal con el que se pretende que todos los ganaderos y asociaciones ganaderas que se adscriban a él, a través de sus comunidades autónomas, obtengan un documento acreditativo de la Administración, “para que se les certifique de modo oficial el estado sanitario de los mismos frente a esta enfermedad”, explican desde la UMU.


La agalaxia contagiosa es una infección que tanto en el ganado ovino como en el caprino es causada por la bacteria mycoplasma agalactiae, y cuyos síntomas más habituales, tal y como indica Christian de la Fe, investigador de la Universidad, son “la presencia de artritis y mamitis, afectando de manera directa a la producción de leche; aunque en ocasiones también pueden encontrarse casos de conjuntivitis, abortos o problemas respiratorios, esto último en los animales más jóvenes”.


No obstante, el estado endémico de esta infección en el país hace que “en muchos de nuestros rebaños no se presenten síntomas a primera vista. La infección ha cronificado y se manifiesta principalmente en forma de mamitis subclínicas. Es decir, la leche ordeñada es normal a simple vista, pero al analizarla se detecta la presencia de estos microorganismos y, en ocasiones, un recuento elevado de células inflamatorias que muestran que el animal sufre esa infección”, apunta el experto.


CONTROL Y PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD


Aunque mediante el uso de antibióticos y vacunas se controle y trate la infección, lo cierto es que “ninguno de ellos resulta del todo efectivo. Los antibióticos no eliminan el agente en el animal infectado, y el uso de las vacunas no previene la infección”.


Esta enfermedad contagiosa no afecta a los humanos, “pero sí a la rentabilidad de las explotaciones de rumiantes, ya que un rebaño afectado ve mermada su producción y es una fuente de infección permanente para otros”, lo que supone una gran repercusión socioeconómica negativa para el sector.


Respecto a los centros de inseminación artificial ovina y caprina, la situación es diferente, pues los investigadores apuntan que “en ellos se concentra un elevado número de sementales, de valor genético, a partir de los cuales se elaboran las dosis seminales que se utilizan en los rebaños para la inseminación artificial. Así, cuando la infección afecta a los sementales, esta repercute directamente en el funcionamiento de los centros de reproducción, lo que hace necesario establecer medidas preventivas y seguir un protocolo de control, una de las líneas donde se centran las investigaciones más recientes de este grupo”.


En este sentido, y aunque ya se realizaran controles sanitarios frente a distintas enfermedades, las pruebas frente a la agalaxia contagiosa no eran suficientes para detectar a todos los animales infectados, pero “gracias a las investigaciones, se han comenzado a tomar medidas complementarias para detectar a estos animales y apartarlos del grupo, pues existe un potencial riesgo de contagio. Para ello se ha trabajado con diferentes razas como la cabra murciano-granadina o la malagueña, y razas ovinas como el ovino Assaf, el manchego, la churra; e incluso razas cárnicas como la segureña”, subraya el investigador.


Para concluir, indica que “los resultados obtenidos se han podido aplicar directamente en el desarrollo del Plan Nacional que está ya en marcha. Un programa que ya se está implementando también en comunidades como la Junta de Castilla-León, pionera en su desarrollo o Castilla La-Mancha, ajustados a las particularidades de esas comunidades”.

   Desarrollan una nueva forma de prevenir la mastitis bovina
   Descubren un nuevo método para detectar la mastitis contagiosa
   La dermatitis digital del ganado bovino, un grave problema económico