La laminitis en caballos, más común de lo que se piensa

El período de alto riesgo de la laminitis se extiende a todas las épocas del año y no sólo a la primavera como actualmente se piensa
|

Las investigaciones realizadas recientemente por la organización Animal Health Trust, el Royal Veterinary College de la Universidad de Londres y el Hospital Veterinario de Rossdales, alertan de que uno de cada 10 caballos en Gran Bretaña podría desarrollar al menos un episodio de laminitis cada año, por lo que sería igual de común que los cólicos.


El estudio, ha venido a enfatizar que la laminitis debe ser considerada como una importante preocupación para el bienestar del caballo durante todas las épocas del año y no sólo en primavera, “a pesar de la creencia de que la laminitis se trata de una enfermedad típica en esta estación”, señalan los expertos.


Independientemente de la época del año, los investigadores aconsejan a los propietarios de caballos “permanecer en constante vigilancia y no reducir las medidas preventivas cuando consideran erróneamente que el período de ‘alto riesgo’ de la enfermedad ha acabado”.


Además, el estudio ha alertado a los dueños de los equinos sobre la importancia de reconocer los signos más sutiles de los episodios de la laminitis, que pueden llegar a ser mortales para el animal.


Entre los signos clínicos de la enfermedad, se encuentran algunos ciertamente inespecíficos y leves, que además son los más frecuentes, como “dificultad para girar, marcha corta (conocida como marcha de alfarería), o cojera al caminar, presente en más del 70% de los casos de laminitis”, apuntan.


Sin embargo, “menos de una cuarta parte de los animales mostraron los signos más clásicos, como la típica postura laminítica de los talones con los anillos divergentes en las pezuñas (anillos más anchos en el talón que en el dedo del pie)”.


Pero lo preocupante no fue esto, sino que “solo la mitad de los 123 episodios de laminitis  informados por el propietario fueron confirmados por un diagnóstico veterinario”.


Así, a pesar de que los veterinarios y los investigadores expertos consideran que la laminitis es una emergencia médica, “muchos animales con laminitis no reciben atención veterinaria inicial, por lo que se debe alentar a los propietarios a que consulten a sus veterinarios si sospechan de una laminitis, o si notan alguno de los signos clínicos sutiles asociados con la enfermedad, ya que, en el momento en que aparecen incluso signos clínicos sutiles, el daño en el pie ya ha comenzado. El diagnóstico temprano y el manejo adecuado son cruciales para prevenir daños a largo plazo, a menudo irreversibles, en las estructuras del pie afectado por laminitis”, concluyen los expertos.


QUÉ ES LA LAMINITIS


La laminitis, más conocida por los veterinarios equinos como infosura, se trata de una inflamación de las láminas de los cascos del caballo y cuyo resultado final puede tener graves consecuencias en la salud del animal, como por ejemplo la separación del casco de su extremidad.


A veces, la inflamación que se produce en los cascos se debe a “una sobrecarga de azúcares, cuando por ejemplo algunos dueños le echan de comer el doble de comida a sus caballos, por lo que estos se comen el doble de concentrado del que deberían, y la sobreingesta les produce la llamada infosura”, explica el veterinario equino José María Romero, en declaraciones a Diario Veterinario.


Además, otra de las posibles causas, que actualmente se está investigando, “podría ser una causa metabólica, típica del caballo español, que tiende a la obesidad”, apunta Romero.

   El mal del oso, un problema que afecta al bienestar de los caballos
   La sarna en caballos pica, y mucho

Archivo