Reclaman una ley que proteja a todos los animales de compañía por igual

Aves, peces, reptiles y pequeños mamíferos suponen algo más del doble de animales de compañía que perros y gatos
|

Según estimaciones del Ministerio de Agricultura, en 2015 había más de 14 millones de animales de compañía diferentes a perros y gatos, frente algo más de 5 millones de perros y 2 millones de gatos, en los hogares españoles.


Desde la Federación Española de Protección Animal (FEPA) reclaman unas leyes de protección animal que traten a todos los animales de compañía por igual. “A pesar de las nuevas leyes autonómicas que están actualizando el marco normativo de protección animal, el sesgo hacia la consideración de perros y gatos como objeto principal de la norma, deja en una situación de desamparo a más de 15 millones de animales en los hogares españoles”, denuncian.


La normativa en la materia, en opinión de FEPA, debería incluir la obligatoriedad de identificación extensiva a todos los animales de compañía y una clarificación de lo que se considera “Colección Particular”, sujeta al requerimiento de estar en posesión del certificado de núcleo zoológico, lo que lleva consigo unos requerimientos alojamiento, cuidados e inspecciones que garanticen una tenencia responsable de los animales.


“El actual marco normativo se ha mostrado en muchos casos ineficaz para la consecución de los objetivos previstos, tanto en lo que supone la preservación de la biodiversidad y control de especies invasoras, como en lo tocante a garantizar los preceptos recogidos en el Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, en cuanto a garantizar que éstos tengan alojamiento, cuidados y atención acordes a sus necesidades etológicas, de conformidad con su especie y raza, su adaptación o no a la cautividad, y lucha contra el abandono”, señalan.


Por ello, proponen la creación de una “lista positiva”, que es una lista de especies que pueden mantenerse como animales de compañía, con o sin el requisito de un permiso o autorización en función de la especie.


“Esta es una forma eficiente, clara y precautoria para reducir los riesgos causados por las especies exóticas y minimizar sus problemas de bienestar. Con base en los criterios científicos establecidos que consideran el bienestar, la salud y la seguridad, las amenazas ecológicas, la conservación de las especies y el conocimiento de sus necesidades. Este enfoque evitaría el mantenimiento de una nueva especie que podría representar un riesgo aún no documentado”, consideran.


El objetivo es restringir la tenencia de animales de compañía exóticos, al tiempo que mejora el bienestar de los que permanecen como tales y luchar contra el abandono. “Adicionalmente, el establecimiento de listas positivas evitaría la dispersión normativa existente en la actualidad en España y daría una protección uniforme a los animales en todo el territorio nacional, como elemento básico para la articulación de una Ley Marco de Protección Animal nacional”, indican.