Ruby mientras era tratada por los veterinarios. Imagen: Metro.

Cuidado con el xilitol, un edulcorante mortal para los perros

Es una sustancia utilizada en la mayoría de los productos sin azúcar que puede llegar a causar la muerte en los perros.
|

Muchos dueños de mascotas saben que darles a sus perros ciertos alimentos destinados a humanos pueden causarle serios problemas de salud a los animales, aunque no siempre conocen los peligros de todos ellos.


Es el caso del xilitol, "un sustituto del azúcar utilizado en muchos productos sin azúcar, que puede ser mortal para las mascotas”, informa la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).


Esta sustancia endulzante está presente en multitud de alimentos, como los chicles, la crema de cacahuete, los caramelos sin azúcar, los dulces horneados bajos en calorías, la pasta de dientes y el enjuague bucal, entre otros.


Según los expertos, "los signos de toxicidad en algunos casos pueden verse inmediatamente después de la ingestión del xilitol, aunque en otros, puede tardar más tiempo”.


Concretamente, “provoca una rápida liberación de la insulina, causando una disminución repentina de glucosa en la sangre, lo que a su vez puede causar síntomas como vómitos, debilidad, movimientos descoordinados, convulsiones o incluso depresión”, apuntan.


Por otra parte, según datos de la veterinaria de la FDA Martine Hartogensis, en los últimos años, el Centro de Medicina Veterinaria de la FDA ha recibido varios informes de perros con problemas derivados de la ingesta de chicles.


Una situación que es más habitual de lo que parece, y uno de los últimos casos ha ocurrido en Reino Unido.


Ruby, una perra de raza vizsla o braco húngaro, “apenas 8 días después de tomar dos porciones de brownies caseros y comérselos, murió”, comentaba Kate Chacksfield, dueña de la perra, en el periódico local Metro.


“No tenía la menor idea de que el xilitol fuera perjudicial para los perros, me rompió el corazón cuando me lo dijeron y sabía que ya era demasiado tarde”, explicaba Chacksfield.


“Pensamos que podía haber comido algo por error en el parque o algo así, nunca se me ocurrió pensar que fuera por los brownies”.


A pesar de haber hecho todo lo posible por salvar a Ruby, gastándose más de 10.000 euros, la intoxicación fue tal que no pudieron hacer nada por la perra.


Por ello, ahora Kate quiere compartir con todos los dueños de mascotas su historia para concienciar sobre los peligros que causan ciertos edulcorantes naturales, como el xilitol, en los perros.


Aunque la información proceda de instituciones o profesionales veterinarios, desde Diario Veterinario siempre recomendamos que acudan a su veterinario de confianza.

   Encuentran grandes cantidades de aluminio en piensos para perros