La veterinaria María Pérez-Aranda, junto a Juan Pablo Saborido Barraquero, Delegado Comercial de la zona sur de Diavet, y Francisco Sánchez Castañeda, vocal del Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla.

La otitis en mascotas, un problema cada vez más frecuente

El uso de antibióticos de manera excesiva y poco específica ha hecho que los casos de otitis en animales sigan aumentando, ya que las bacterias de la enfermedad se han vuelto “resistentes” a los medicamentos
|

Debido al uso indiscriminado que en las últimas décadas se ha venido haciendo de los antibióticos y medicamentos tanto en humanos como en animales, prescribiéndose de manera excesiva y poco específica, lo cierto es que muchos de ellos se han convertido en ‘inmunes’ a ellos, tomándolo como medida adaptativa a su contacto.


Si bien es cierto que “las bacterias se han vuelto resistentes a múltiples antibióticos, esto hace que sea muy difícil instaurar un tratamiento eficaz contra estas en enfermedades como por ejemplo, la otitis en animales, que rara vez se transmite a las personas. Además, es frecuente que los antibióticos que sí muestran sensibilidad en los antibiogramas sean de uso humano intrahospitalario, por lo que entramos en un dilema, puesto que los veterinarios no deberíamos utilizarlos”, explica la veterinaria María Pérez-Aranda Redondo, en declaraciones a Diario Veterinario.


A pesar de ello, “dependiendo del grado de resistencia y de a qué órganos o sistemas afecte, habrá o no posibilidad de hacer frente a una enfermedad con microorganismos multirresistentes. En el caso de las otitis externas, siempre queda una última opción quirúrgica, que consiste en la ablación del conducto auditivo externo”, señala Pérez-Aranda.


Y es que “los casos en los que se realiza esta cirugía se deben a no haberse podido solucionar de manera médica, es decir, no se ha podido curar la infección, y por lo tanto, se opta por extirpar el conducto, anulando así la infección, siempre y cuando no se haya producido una otitis media, que afecte en mayor profundidad”.


En este sentido, la veterinaria apunta que “es imprescindible que los propietarios sean conscientes de la gravedad del proceso y de la posibilidad del fracaso de la terapia antibiótica, puesto que las bacterias ante las que se está luchando pueden crear ‘armas nuevas’ y desarrollar nuevas resistencias al tratamiento que nosotros instauramos”.


Siempre que se sospeche de la posibilidad de un problema de resistencia a los antibióticos “es muy importante ser muy metódico en el diagnóstico, saber escoger el tratamiento en función de las concentraciones mínimas inhibitorias (CMIs) y los puntos de corte para ese antibiótico y en el seguimiento del animal”.


TRATAMIENTO


Actualmente, los tratamientos aplicados para las otitis externas son las gotas óticas, compuestas, casi la totalidad de ellas, por una combinación de tres fármacos: un antibiótico, un antifúngico y un antiinflamatorio de la familia de los glucocorticoides.


De esta manera, lo que ocurre es que, “si queremos tratar una infección fúngica únicamente, como sería una otitis externa por Malassezia Pachydermatis , las cuales son muy frecuentes, al utilizar estos productos estamos utilizando también un antibiótico de manera innecesaria, lo que colabora a la aparición de multirresistencias. Del mismo modo sucede cuando quieres tratar una infección puramente bacteriana, que aplicas también el tratamiento antifúngico sin ser necesario”.


A pesar de ello, los limpiadores óticos juegan un papel esencial en el tratamiento de las otitis externas, ya que “eliminan los detritus celulares y el cerumen, y también producen un cambio de pH en el canal auditivo que evita la replicación de las Malassezias principalmente”.


ALTERNATIVAS AL USO DE ANTIBIÓTICOS


“Se está trabajado con poli-péptidos con capacidades antisépticas y con otros antisépticos, así como la inmunoterapia bacteriana”, indica Pérez-Aranda.


Así, se puede decir que “la búsqueda de alternativas a los antibióticos en el tratamiento de las infecciones, con moléculas a las cuales las bacterias no sean capaces de crear resistencias, es activa, ya que personalmente, estoy realizando mis estudios de Doctorado en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, en los departamentos de Química Orgánica y Microbiología, en concreto en esta área”.


Por último, es importante señalar que, dejando a un lado los tratamientos, lo más importante en relación a la otitis es, como subraya Pérez-Aranda, “la prevención, clave para evitar la cronificación de la enfermedad, y por lo tanto, la aparición de infecciones por microorganismos multirresistentes. Cuantas menos veces tengamos que recurrir a un tratamiento antibiótico, más ‘reservados’ tendremos estos fármacos para que puedan ejercer su acción cuando sea necesaria”.

   Un estudio muestra el uso de los antibióticos en los perros españoles
   Finlandia reduce la resistencia antimicrobiana en perros y gatos

Archivo