Honesto, el caballo intervenido, junto a su dueña, Angela Langen.

Veterinarios y médicos se unen para curar a un caballo

Gracias a la colaboración del equipo de veterinarios de la Universidad de California y un médico especialista en senos nasales humanos, un caballo de 6 años pudo recuperarse de un tumor.
|

El concepto de One Health, cada vez más arraigado entre los veterinarios y médicos de todo el mundo, se hace cada vez más visible gracias a un sonado caso en el que un tumor es extirpado a un caballo por los veterinarios de la Universidad de California, en Davis (UC Davis), que a su vez se unieron al profesional en medicina humana George Domb, concretamente en otorrinolaringología.


Honesto, el caballo en cuestión, se trata de un lusitano árabe de 6 años de edad que padecía un osteoma masivo de sinusitis, un tumor benigno creado a partir de un nuevo crecimiento óseo, descubierto por los expertos como una inflamación y agrandamiento generalizados del hueso y los tejidos blandos debajo de su ojo derecho.


Tanto las radiografías y la tomografía computarizada tomadas en el hospital veterinario de UC Davis revelaron que “la masa estaba invadiendo la órbita de su ojo, causando un desgarro constante y bloqueando la cavidad nasal derecha además de numerosos senos nasales, incluido el seno frontal, directamente en frente del cerebro”.


Y es que para evitar que el tumor creciera y lesionara el ojo y el cerebro del caballo, se necesitaba una cirugía muy delicada. Así, el Dr. Larry Galuppo, jefe del Servicio de Cirugía Equina y Lamidez, explicó los riesgos a la propietaria de Honesto, Angela Langen.


Tras la charla, y una vez Langen decidió la manera en la que quería que procedieran los expertos, discutió el caso con su amigo Domb, especialista en cirugía de senos nasales humanos. De esta manera, el doctor “sugirió una técnica utilizada en medicina humana que ha hecho seguros los casos extensos de sinusitis”.


“Utilizando un sistema de navegación guiado por imágenes, los cirujanos podrían operar el tumor de Honesto, mientras identifican la posición precisa de sus instrumentos quirúrgicos en una tomografía computarizada en todo momento. Este procedimiento permitiría a los cirujanos evitar la entrada inadvertida en el cerebro y la cavidad ocular”, explican desde la Universidad.


De esta manera, finalmente Galuppo y Domb acordaron trabajar juntos, ayudados por Tom Cullen, residente de segundo año de cirugía equina.


51189006 10157018781139031 3470211812845158400 n

Área donde se encontraba el tumor de Honesto.


RECUPERACIÓN


Honesto, recuperado de la anestesia, tuvo la suerte de volver a casa tan sólo dos días después de la cirugía.


"Nos complació ver que el procedimiento funcionó bien pues pudimos extirpar una parte sustancial del tumor para abrir la cavidad sinusal y eliminar cualquier presión de la cavidad ocular y el cerebro de Honesto”, apuntó Galuppo.


La atención domiciliaria para el caballo “consistió en sofocos diarios de los senos nasales a través de un tubo de drenaje que el equipo quirúrgico dejó para este fin.


Tras una semana, en la cita de revisión el Dr. Galuppo observó un gran progreso y extrajo el tubo de irrigación sinusal y a las dos semanas, se retiraron las grapas de la piel”, señalan.


La dueña, por su parte, indicó que Honesto “tenía mucha energía en su primer paseo, fue increíble”.

   El mal del oso, un problema que afecta al bienestar de los caballos
   La sarna en caballos pica, y mucho
   Rescatan a 6 équidos desnutridos que invadían la calzada en Sevilla