José María Romero, veterinario equino, junto a un caballo.

El mal del oso, un problema que afecta al bienestar de los caballos

Los expertos definen el mal del oso como un problema de comportamiento en los caballos consistente en balanceos de un lado a otro.
|

El mal del oso, comúnmente conocido en Andalucía como el baile del oso, se trata de un mal que afecta negativamente al bienestar de los caballos.


Este mal es una estereotipia, un tipo de tic que el caballo realiza de forma compulsiva. “Normalmente, suele darse en caballos nerviosos, pero existen ocasiones en las que simplemente cogen algún tipo de manía mientras esperan la comida, por ejemplo. Habitualmente, va asociado a algún tipo de acción, pero hay veces que lo realizan en cualquier momento”, explica el veterinario equino José María Romero, en declaraciones para Diario Veterinario.


Las acciones consisten en balanceos de un lado a otro, acompañados con la cabeza, el cuello y las extremidades anteriores. En ocasiones, este vicio suele provocar otros como el de tragar aire.


Por otro lado, las causas que empujan a los caballos a realizar este comportamiento “no se pueden saber a ciencia cierta”, señala Romero.


En primer lugar, “pueden ser provocadas por el aburrimiento, debido a las largas horas que pasan en el box, por el estrés, la ansiedad por salir a dar un paseo o a relacionarse con otros caballos, ya que se trata de un animal social que está hecho para vivir en manada, indica el experto.


Por último, otro de los posibles factores, anteriormente comentado, sería el tener un vicio. “El animal, incluso viviendo en una pradera y teniendo las condiciones idóneas, puede tener esta manía, esperando a que le lleven el pienso o algún tipo de comida extra”, comenta.


¿ENFERMEDAD O TIC?


A pesar de que existe cierta controversia a la hora de catalogar este mal que afecta a los caballos, Romero tiene claro que se trata de un problema de comportamiento, una patología, aunque continúa declarando que “el que más sabe de esto es un etólogo”.


Este problema, que puede causar contracturas musculares y problemas en articulaciones, tendones y ligamentos, provoca un desgaste físico, pero también mental importante, ya que el caballo pasa muchas horas balanceándose de un lado a otro. Esto conlleva que, a veces, los cascos crezcan de forma anormal por el desgaste que surge de apoyar más un lado que otro.


TRATAMIENTO


“En la clínica que yo trabajo nos basamos en la prevención, intentando ejercitar más al caballo y sacándolo a menudo del box”, explica el veterinario. Pero como tratamiento, “lo primero que sugieren los veterinarios y etólogos es realizarle un paddock, para que las personas responsables de los centros hípicos lo saquen durante el día e interactúen unos con otros. De esta manera, los caballos tendrán un sitio para poder moverse en libertad y estar distraídos”.


En ocasiones “les meten en el paddock una oveja, pues es el mejor compañero para tranquilizarlo, pelotas, o res con heno, ya que a veces esta patología se asocia a la falta de forraje”, concluye.

   La sarna en caballos pica, y mucho

Archivo