Miembros del colectivo manifestándose ante la sede del SAS.

Los veterinarios interinos del Servicio Andaluz de Salud, en pie de guerra

Los veterinarios interinos del Servicio Andaluz de Salud llevan 18 años luchando por consolidar sus puestos de trabajo.
|

Los veterinarios interinos inspectores sanitarios del Servicio Andaluz de Salud (SAS) están luchando porque la Junta de Andalucía formalice su situación de interinidad hacia una consolidación de sus puestos de trabajo, ya que desde 2001 “el SAS no ha convocado ningún tipo de oposición, aun teniendo la obligación por el Estatuto Básico del Empleo Público, en el que se indica que cada tres años se deberían de convocar oposiciones”, tal y como explica para Diario Veterinario uno de los miembros de la junta directiva de la asociación de interinos del cuerpo A4, Francisco Bernal.


Si bien, explican que tras numerosas reuniones y negociaciones que mantuvieron con la Mesa Sectorial de Sanidad entre la Dirección General de Profesionales del SAS y las Organizaciones Sindicales, finalmente les reconocieron la "excepcionalidad" del grupo y propusieron a los Sindicatos un modelo de oposición, publicando un comunicado conjunto de las Organizaciones Sindicales integrantes de la Mesa Sectorial de Sanidad y los representantes del Servicio Andaluz de Salud, donde se establecía un modelo de proceso selectivo, con el que han estado preparándose desde hace meses.


Este modelo de examen, que normalmente consta de un 50% teórico y un 50% práctico para todas las categorías del SAS, para los veterinarios interinos sería un 65% práctico y un 35% teórico, "debido a nuestra excepcionalidad reconocida, y no haber tenido acceso a pruebas selectivas nunca, no así el resto de categorías, se valoraría la parte práctica de nuestro trabajo cambiándose la proporción de valoración, pero la prueba en sí es igual al resto de categorías", indica Bernal a Diario Veterinario


Pero ahora se sienten “engañados” porque finalmente este modelo de examen no se cumplirá, ya que un día antes del nombramiento del nuevo Consejero de Salud se convocaron, “con nocturnidad y alevosía, unas nuevas oposiciones en las que nuestro cuerpo tenía que supeditarse a unas oposiciones totalmente diferente a las pactadas. Así que ‘donde dije digo, digo Diego’”, denuncia el miembro de la junta directiva de la asociación de interinos del cuerpo A4.


Así, desde la Asociación creen que lo ideal hubiera sido parar el proceso de convocatoria y esperar a las negociaciones con el nuevo Gobierno, por lo pronto anuncian que continuarán con las movilizaciones.