Belén del Campo, directora general de Patrimonio Natural de la Junta de Galicia.

Galicia destina 300.000 euros para paliar los daños a la ganadería

Esta es la tercera línea de ayudas que impulsa el Gobierno gallego para paliar y prevenir los daños que provocan el lobo y el jabalí y que suman un importe global de 1,4 millones de euros.
|

La Junta de Galicia, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda ha convocado ayudas para sufragar acciones de prevención de daños por fauna salvaje en cultivos agrícolas o explotaciones ganaderas por un monto de 300.000 euros.


Así lo anunció la directora general de Patrimonio Natural, Belén del Campo, durante una rueda de prensa sobre las medidas del Gobierno gallego para actuar contra los daños causados por el lobo y el jabalí, y que también recoge el Boletín Oficial de Galicia


Esta es la tercera línea de ayudas que impulsa el Gobierno gallego para paliar y prevenir los daños que provocan el lobo y el jabalí y que suman un importe global de 1,4 millones de euros.


Desde la Consejería anuncian que “serán objeto de esta subvención la adquisición de perros defensores y protectores del ganado, pastores eléctricos, mallas electrificadas, y como novedad, las instalaciones de vallados fijos electrificados y vallados fijos con malla ganadera o cinegética metálica, para prever los daños provocados por determinadas especies de fauna silvestre (lobo y jabalí)”.


Por otra parte, el texto detalla que podrán ser beneficiarias -en el caso de daños por lobo- las personas físicas o jurídicas titulares de explotaciones ganaderas del tipo de ganado bovino, ovino, caprino, porcino de la raza celta y equino, que figuren inscritas en el REGA; y -en el caso del jabalí- las personas físicas o jurídicas que ejercen la actividad agraria y estén inscritas en el Registro de Explotaciones Agrarias de Galicia (Reaga) y las explotaciones agrarias de autoconsumo.


NOVEDADES DE LAS AYUDAS


Entre las novedades que recoge la orden de ayudas por daños de lobo es que “se compensará el aborto que sufran las reses, en caso de que sean atacadas por un lobo y sobrevivan al ataque, pero que por consecuencia del mismo pierdan su cría”. De este modo, la cantidad compensatoria por cada aborto corresponderá a un 75% del valor de la clase y edad más baja en el caso de especies de ganado ovino y caprino y de un 50% del valor de la clase y edad más baja en el caso del resto de las especies de ganado. En el caso de parto múltiple, se compensará por cada uno de los animales abortados.


Otra de las novedades es que el importe de las ayudas se incrementará en un 10% en el caso de aquellas explotaciones en las que se tenga comprobada la aplicación de medidas preventivas frente a los ataques del lobo, y que fueran evaluadas como adecuadas por la Comisión de valoración correspondiente.

   Los problemas de la ganadería no preocupan a los españoles

Archivo