Ejemplar de bichón maltés.

El síndrome de Cushing, una enfermedad desconocida para los dueños de perros

Los síntomas más frecuentes de los perros relacionados con esta afección endocrina suelen ser el aumento del apetito y la sed, la pérdida de pelo y la necesidad constante de orinar.
|

A pesar de ser una de las alteraciones hormonales más comunes entre los perros, la mayoría de dueños desconocen su existencia. También conocido como hiperadrenocorticismo, "el síndrome de Cushing se trata de una enfermedad endocrina que, en la mayoría de los casos, ataca a las razas más pequeñas de perros cuando ya son adultos, como son el yorkshire terrier o el bichón maltés", señalan los expertos.


Tal y como menciona la Federación Americana de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), esta afección surge cuando unas pequeñas glándulas situadas en los riñones del perro empiezan a producir en exceso una hormona llamada cortisol, donde también se almacena.


Además de la producción excesiva de cortisol por parte del organismo y la predisposición racial, otra de las posibles causas de esta afección puede proceder de su administración en forma de medicamentos o por la presencia de un tumor en las glándulas suprarrenales, según informa La Clínica Veterinaria.


SÍNTOMAS


La abundancia de cortisol puede mostrar un cuadro clínico con síntomas que van desde "la letargia, es decir, somnolencia o inactividad presentada en forma de numerosas horas de sueño, hasta la alopecia, la debilidad muscular, los problemas respiratorios y cardíacos, así como la ingesta excesiva de alimento y agua acompañados de una necesidad constante de orinar", indican los veterinarios.


DIAGNÓSTICO Y PRONÓSTICO


Por otra parte, además de todos estos síntomas, el diagnóstico deberá incluir "análisis de sangre y orina, una radiografía abdominal y un recuento celular para comprobar el número de los diferentes tipos de glóbulos blancos", entre otras de las pruebas que mencionan los expertos de la Clínica Veterinaria Colores.


Al tratarse de una enfermedad grave que puede traer consigo otro tipo de problemas como por ejemplo infecciones o el daño a otros órganos, su pronóstico es reservado, ya que en algunos casos pueden existir complicaciones ligadas a la misma.


TRATAMIENTO


Pese a que el tratamiento que se le suministre al perro no vaya a curar la enfermedad, la calidad de vida que tenga podrá mejorar según la medicación propuesta por el veterinario. Mientras, tendrá que acudir cada cierto tiempo a revisiones periódicas donde se le controle la dosis. 


Aunque la información proceda de instituciones o profesionales veterinarios, desde Diario Veterinario siempre recomendamos que acudan a su veterinario de confianza.